Our Man From La Habana – Cándido Camero: Uno De Los Nuestros

1
1917

Por Chico Alvarez Peraza

ciudad de Nueva York, abril 22, 2010

80 AÑOS POR EL SENDERO DEL EXITO

Con esta edición, Latin Jazz Network rinde homenaje a CÁNDIDO CAMERO, percusionista cubano que hoy por hoy celebra sus 80 años de vida artística. Su trayectoria musical lo ha llevado desde su tierra natal a la úrbe nuevayorquina y más allá de la babel de hierro.

El percusionista ha viajado por todo el continente Latinoamericano, pasando tambien por las capitales de Europa. Cándido, personalmente me relató que hasta en el archipiélago del Japón sonaron los parches (cueros) de su adorado tambor.

Mi trabajo aquí es modesto, mi intención es de enriquecer el entusiasmo y el conocimiento de nuestros lectores con todo el cariño que se merece éste baluarte. Lo considero como un amigo, y como buen amigo que soy, les contaré no solo de sus grandes exitos, sino de su caballerosidad como persona.

Comienzo mi reportaje expresando que la imágen de Cándido me llamó la atención por primera vez hace más de cuarenta años. Lo ví ilustrado en las carátulas de algunos discos suyos que encontré en un “record shop” situado en la calle Rivington en el bajo Manhattan. Me refiero a los discos “Long Play”, reliquias de una epoca más sencilla, y, si no me falla la memoria el primer disco que tomé en mis manos fue “Candido The Volcanic”. Luego encontré “Candido In Indigo” y al ladito de éste estaba colocado “Candido’s Comparsa”.

Recuerdo que compré los tres elepés el mismo día y en su total me costaron unos nueve dólares. Eso sería como por el año 1965, cuando empecé a coleccionar discos de jazz. Anterior a esta compra solo tenía en mi colección algunos discos sencillos de 45 rpm, que en su mayoría eran del género de rokanról y por supuesto varios elepés de música “latina” y de “soul”.

Sin saber, me embarcaba yo en un viaje musical que me llevaría hasta lo más profundo de la experiencia cultural americana; hasta la propia raíz.

RAICES HABANERAS: COMO EMPEZÓ LA COSA

En cuanto a música bailable se trata, creo que no seré el primer autor en decir que Cuba le ha regalado al mundo una fortuna; ni tampoco el primero en hablarles del aporte cultural de los músicos cubanos a esta gran ciudad (Nueva York).

Solamente hay que dar un repaso al tiempo para recordar que fue precisamente aquí donde arribaron los primeros ritmos netamentes cubanos. Estos llegaron a comienzos del siglo veinte, en barcos de vapor, con instrumentos autóctonos y melodias enroscadas en las gargantas de varios soneros y músicos de color.

Recordemos que ya para el 1920 la ley de la prohibición (tambien conocida como el “experimento noble”) había abierto las puertas para el intercambio cultural y comercial entre Cuba y los bebedores estadounidenses. En aquella época surgía el primer “boom” turístico norteamericano y la ironía de este capítulo nos provoca cierta risa, porque la “ley seca” hizo que miles de “refugiados” americanos pasaran sus vacaciones “mojándose” con el famoso ron cubano. Habia que ver como aquellos “turistas de fin de semana” se estremecían al son de una guitarra, acompañada por la botíja, el tres, las claves, las maracas y el bongó.

Después de casi diez años de “prosperidad”, la caída de Wall Street en 1929 produjo una catástrofe americana que afectó tanto a Cuba como a los Estados Unidos. La Gran Depresión económica que se acercaba no podía permitir que los americanos continuaran sus escapadas a la capital cubana para “mojarse”, y, por consiguiente surgió el fenómeno de un éxodo al reves.

Cientos de músicos cubanos tomaron el ejemplo de las orquestas de Don Azpiázu, Alfredo Brito y Manolo Castro, y se trasladaron a Nueva York y a otras ciudades del “norte” (asi es que le llamaban a los Estados Unidos). Precisamente, era allí donde los bailadores de salón esperaban su música cadenciosa con gran ansiedad.

A pesar de que aquella crisis económica no le permitía viajar, el ciudadano americano siempre encontró dinero para festejar, y como el virus cubano ya lo había picado, era solo cuestión de tiempo. Asi fue que empezó la cosa, y en medio de grandes vicisitudes el criollísimo son estaba al explotar.

Con el tremendísimo exito del pregón “El Manicero” en 1930, la música cubana había penetrado en la fibra de la sociedad americana de forma contundente. En Cuba, el joven Cándido veía estos acontecimientos con ansiedad. Mientras tanto, Antonio Machín y otros pioneros impulsaban el son y los demás generos cubanos, penetrando su cadencia musical y su clave en las venas de la colonia hispanoamericana de Nueva York.

De repente, se produjo en la úrbe nuevayorquina una explosión de música cubana, particularmente con el género sonero, que habia llegado con Azpiázu y Machín bajo el seudónimo de “rhumba”. Fue en aquel momento cuando se implantaron sus raices, y se quedó para siempre nuestro son, aunque cambiaría de tímbre y de nombre muy a menudo en el futuro.

En el año 1933 se abolió la ley seca y el mundo siguió su agitado pulso. Durante esa época surgieron en Cuba grandes figuras, cuyos nombres saltaban las fronteras de la isla. En las siguientes decadas se sucedieron ciertas olas de inmigración desde Cuba hacia los Estados Unidos. Entre miles y miles de artistas y músicos cubanos que tomaron el rumbo hacia el norte a mediados de los años cuarenta, estaba nuestro Cándido. Y no fue por casualidad, pues su destino ya se había marcado desde temprana edad.

Nacido en el año 1921, Cándido se habia iniciado en la música desde niño, tamborileando sobre latas vacías de leche condensada en lugar de bongós. A los catorce años ya era todo un profesional. Pasó a tocar el trés, y rapidamente se integró a los famosos sextetos de su barrio, como por ejemplo Los Jóvenes Del Cerro, del cantante Carlos Azcona; Los Jovenes Sociales, del maraquero Jose Salínas; el Conjunto Gloria Habanera de Floro Acosta y el grupo del cantante Vicentico Valdés, que llevaba el nombre de El Nacional Juvenil. Tambien estuvo con Tata Gutiérrez y su grupo Bolero 1935, y el Conjunto Apolo de Raúl Diaz.

Varias veces le sirvió de suplénte al gran Arsenio Rodríguez y se destacó con el grupo Diseño Moderno de Marcelino Valdés, tumbador de mucha fama en Nueva York, por su participación en la orquesta de Tito Rodríguez.

Volvió a tocar el bongó en el 1946 y despues pasó a las tumbadoras con la orquesta del show La Corte Suprema Del Arte, en la emisora CMQ, mientras alternaba con Armando Romeu y su Orquesta Tropicana. Ahí conoció al maestro Bebo Valdés y según el ganador del Grammy para el año 2009, Cándido fue un personaje clave en el desarrollo de su creación: el ritmo de batanga.

Sin embargo, Cándido no se conformaba con el mero toque de sones y la rumba de solar. Soñaba con el mundo del espectáculo, con el teatro vernáculo y las luces de Broadway. Otros músicos compartian su sueño: Machito, Mario Bauzá, Miguelito Valdés y Chano Pozo.

El éxodo de músicos continuaría durante la segunda guerra mundial, y creo que el fenómeno histórico de la diáspora musical cubana en los Estados Unidos se merece un libro aparte. Y claro, Cándido se merecería entonces un capítulo para el solo.

LAS OLAS DEL CAMBIO – UN ESTUDIO SOBRE LA PERSEVERANCIA

Todo el que ha conocido a Cándido debe de entender que aunque el camino que lo condújo al éxito fue largo y duro, su historial está impregnado de emociones íntimas y de anécdotas interesantísimas. Este señor lleva en su mente una gran cantidad de recuerdos, saturados de alegría y de sabor tropical.

Me contó una vez que en aquel humilde barrio habanero de El Cerro, le ayudaba a su amigo Mongo Santamaría a repartir el correo por todo la vecindad, para que éste terminara temprano y ambos pudieran ir al cabaret a tocar música. Algunos decanos que aún viven, podrán regresar el tiempo, a través de sus recuerdos, para servir de testigos de aquella rara fecundación musical, el mestizaje musical del jazz norteamericano y el son cubano, cuyo arquitecto fue el genial Arsenio Rodriguez Scull. De ahi nace el son montuno, trampolín para todo lo que llegaría más tarde.

Al final de la década de los treinta hubo músicos de ambos paises que empezaron a experimentar con otra notable síntesis, que aún no tenia nombre ni llevaba etiqueta. Los más atrevídos inovadores del nuevo ritmo serían Stan Kenton y Damáso Perez Prado, que habian sembrado la semilla de aquel fenómeno que venía; sin ni siquiera haberse conocido. Me refiero al jazz latino, conocido en su inicio como jazz afrocubano.

Pero mientras Kenton solo experimentaba, Prado buscaba el éxito commercial, el ”jonrón” que lo sacaría para siempre de la pobreza. A pesar de su genio musical y su talento innato, el ilustre y excéntrico Prado no encontró ese éxito en Cuba, ni tampoco en Nueva York. Las ideas avanzadas de este pianista matancero lo llevarían a suelo azteca, lugar donde le esperaba el éxito rotundo.

Mientras tanto, el tiempo pasaba y el volcánico Cándido tampoco lograba su sueño en Cuba. Desde aquel rincón habanero escuchaba en la radio a la innovadora y formidable orquesta de Machito y Mario, y se veía tocando en los clubes nocturnes de Harlem. Fue así que nuestro Cándido decidió buscar fama y fortuna en la babel de hierro. Eso es historia.

CÁNDIDO Y LOS RASCACIELOS: EL SUEÑO REALIZADO

Un dia como cualquier otro se realizó aquel sueño de Cándido, mediante una gira que se llevó a cabo por la ciudad de Nueva York, con la pareja de bailarines Carmen y Rolando, una gira que culminó con el show llamado “Tidbits of 1946” (chismecítos del 1946).

Y ahi estaba Cándido, entre la rumba de salón y el swing de Benny Goodman, trabajando con los mejores jazzistas de la babel y acompañando a las parejas de baile más famosas de la capital habanera.

Al fin, ahí estaba él; entre la belleza excepcional de una cubanía que había dejado su huella eterna por los caminos de otras latitudes y la disciplina estructurada del jazz moderno. Los norteamericanos le llaman a este fenómeno “the best of both worlds”.

De inmediato se dio cuenta de que su destino era el no volver jamás a la incertidumbre. En mente y en corazón, regresaba el tiempo y recordaba que desde muy temprana edad el jazz ya lo había llamado, y asi fue que Cándido Camero alzó su vista hacia la meca de la música afroamericana: Nueva York.

A la edad de 25 años llegó a los Estados Unidos y muy pronto comenzó a tocar en el Club Le Downbeat con el pianista de jazz Billy Taylor. Debería de haberse sentido eufórico, al saber que la ciudad de los rascacielos lo acogía con brazos abiertos. Pero resultó algo inesperado, pues al nuevayorquino hispano también le gustaba la gozadera, y en pleno ambiente bailable Cándido logró despojar su ritmo contagioso con las orquestas de Machito y de José Curbelo. Asi fue que logró insertarse dentro del mundo “latino” estadounidense.

De esta forma creó una dualidad musical en su persona y dentro de poco tiempo se veía la figura de Cándido, acompañando a los comediantes Dean Martin y Jerry Lewis en el Habana Madrid, o viajando por Puerto Rico y la Republica Dominicana con la pareja de baile René y Estela, la más famosa pareja de bailarines cubanos. Quizas en algún salon de baile se sentían sus toques callejeros, que le hablaban directamente a los rumberos desterrados y a la comunidad latinoamericana de la urbe. La sangre llama.

CÁNDIDO Y CHANO – LOS PRIMEROS PIONEROS DEL JAZZ LATINO

En su mayoría, los historiadores están de acuerdo y está bien documentado que Cándido llegó a Nueva York un año antes que Chano Pozo y que se estableció aquí dentro de los círculos de jazz.

Sin mucha fanfarria, el caballero del bongó asimiló el ambiente crudo y segregado del norte y trabajó lo suficiente como para sobrevivir. No lucía egoísta ni alardoso, ni llamaba la atención, excepto cuando le tocaba hacer sonar los parches de su pequeño instrumento.

Y eso sí, dominaba también las tumbadoras y le hacia competencia a Chano. Su mera presencia en un escenario conducía a los espectadores a gritar “Candído” (con el acento en la í, pronunciado “Candeedo”). Al escuchar el vítor del publico el mulato tamborileaba sus dedos sobre el pellejo del bongó, o sobre las tumbadoras. A veces, quinteaba sobre ambos tambores a la vez, con el mismo ánimo de vivir aquel ritmo contagioso que lo estremecía cuando era un niño y tocaba las latas de leche en su querido barrio de El Cerro.

Pero resulta que en ese momento la historia toma un rumbo inesperado, y con la ayuda clave del músico Mario Bauzá, el extravagante Chano se vincula con el más popular y avanzado de los jazzistas: Dizzy Gillespie, y la colaboracíon de estos dos va formando la célula de lo que hoy le llaman jazz latino (Latin Jazz).

CÁNDIDO EN LA VANGUARDIA: EL DESTINO INTERVIENE

Ahora, pongan atención; la personalidad de Cándido era completamente opuesta a la de Chano. Y sin embargo ahí tenían a Cándido, bien parecido, con cierta educación, introvertido y humilde. Un hombre que se vestía con traje y no buscaba ser el centro de la atención de todos, pero eso sí, metía tremendo show aunque no era escandaloso.

Mientras tanto la farándula nuevayorquina se fijába más en el extrovertido y ambicioso Chano, promoter de su propio imágen, brusco, bullicioso y feo, que vestía como los famosos “chuchéros” de La Habana.

La guapería cubana se enfrentaba a la sublime manisfestación de un ser muy humilde y tranquilo. El punto clave en aquellos momentos no era el hecho de que Chano fuese mejor intérprete, percusionista ni animador (showman), sino que logró ser su propio promotor. Un espectáculo en sí que cantaba a lo africano y era de tez oscura, prieto, y por ende le daba un toque auténtico a lo afrocubano.

Cándido era de piel clara, un mulato fino que hablaba con una voz suave, mientras que Chano mantenía la imagen del típico negro de solar.

Quizas en un ambiente social como el de hoy esto no sería motivo de dilema, pero acordamos que aquella era otra época, se vivía en un sistema donde la lucha entre las clases (el “class struggle”) se destacaba, y ahi tenemos la principal diferencia entre estos dos pioneros del tambor cubano.

Por su carisma extravagante Chano cayó en el foco de la publicidad, su nombre y su figura se escuchaban y se veían con más frecuencia que las de Cándido. Dada su asociación con Dizzy y su reputación de “guapo” que se prestaba para controversias, Chano florecía.

Por otra parte un sosegado, modesto y discreto Cándido se desenvolvía en otro ámbito, en un ambiente menos callejero, menos peligroso y hasta cierto punto más sofisticado. La comunidad jazzista lo veía como un caballero, no como al Chano, quien había desarrollado una fama de “busca pleito”.

Sin embargo, la figura de Chano sigue siendo la más celebrada de los dos, precisamente por estas cosas, pero aún más porque fue un tumbador agresivo; y además de ser un formidable compositor y bailarín, fue un rumbero por excelencia. Al César lo del César.

Me parece una buena idea hacer esta comparación entre ambos y lanzar una descripción de sus diferentes caracteres, aunque quiero dejar muy claro que no estoy favoreciendo a ninguno de los dos sobre el otro. Chano jamás le hubiese robado la posición a Cándido, y vice versa. Cada uno tenia su don. Lo que plantéo aqui son cosas del destino y del comercialismo, nada más.

Chano Pozo era Chano Pozo y Cándido Camero era y sigue siendo Cándido Camero. Ambos son de los nuestros. No se trata de polémica, sino de una misma historia en la cual se presentan dos verdaderos baluartes, ambos dignos de admiración por nuestra comunidad nuevayorquina. Dos grandes de nuestra música urbana. Creo que no está en mi el definir quién fue el mejor, eso estára siempre con el público.

Ambos fueron pioneros, y sin embargo por esas cosas de la vida y por condiciones que muchos desconocen, la fama se le pegó más a Chano, y claro, despues de su trágica muerte, se convirtió en un mito y una leyenda. Mientras tanto, Cándido siguió su trayectoria de caballero y músico complaciente.

Es quizas por esto, que nunca se le dió el mismo mérito que a Chano. Con el tiempo el público nuevayorquino se olvidaría de Chano, y surgirían otros congueros estelares como Mongo Santamaría, Patato Valdés, Armando Peraza, Franciso Aguabella, Tata Güines, Sabú Martínez, Ray Barreto y algunos más.

Y en medio de los contendientes, se encontraba de nuevo nuestro Cándido, batallando como un campeón entre los campeones. A principios de la decada de los ‘50, fue solista de la orquesta de Stan Kenton, con la cual recorrió el país tocando tres tumbadoras en un período en que otros tocaban sólo una (o quizás dos). Además, raspaba el güiro y tocaba el cencerro con el pie. Cándido fue el primer multi-percusionista en la historia del jazz y creó un estilo único al interpretar melodías como las que hacían los pianistas y los percusionistas de las orquestas sinfónicas. En cuanto a este tipo de afinación se refiere, su único rival sería Patato, que aún vivía en Cuba.

CÁNDIDO Y LA FIEBRE MAMBERA: EL NUEVO RITMO ES EL QUE MANDA

De repente estalló el nuevo ritmo, en México. Y el mundo se puso a bailar mambo. Ni la música de concierto ni los combos de jazz le llamaban ya la atención a la juventud, y las bandas grandes comenzaron a desaparecer. Simultáneamente llegó el rokanról, y Cándido se mantuvo firme, porque tenía su fundamento.

Supo adaptarse a todo lo que estuviera en boga, y conste que, en años posteriores, el callado y apartado Cándido tambien quedaría en el olvido, pero por cierto tiempo, aunque a mi criterio fue simplemente porque él ya no figuraba en la musica popular bailable. Se movía en otro ambiente.

En 1951 Cándido regresó a su patria y realizó giras por toda la isla con el cantante Orlando “Cascarita” Guerra y los bailarines Gloria Y Rolando. A su retorno a Nueva York en el ‘52 Cándido se acopló con Dizzy Gillespie y de ahí en adelante su fama fue creciendo. Incluso, allá por el ’54 la famosísima sección de ritmo de los maestros Machito y Bauzá se unió a Cándido para desarrollar un proyecto muy elaborado, con músicos de óptima calidad, encabezados por el propio Gillespie, cuyo titulo era “The Manteca Suite”.

El clásico tema de Chano volvió a hacer historia y a la vez señaló la desaparición de las orquestas jazzband (big band). Aquel acontecimiento, no obstante, Cándido se hallaba de gira con la banda gigante de Kenton, ese mismo año, aunque en el ambiente social ya le quedaban poco tiempo a las orquestonas como estas.

Su magnifica ejecución percutíva se puede apreciar bien en las grabaciones de Kenton para el sello Capitol; como por ejemplo “Have A Havana”, en donde se une a su primer amor, el bongó. Solo hay que escuchar el tema “Bacante” para ver que en aquellos momentos Cándido era el dueño de ese instrumento.

Tambien hubo giras a lo largo de los Estados Unidos con Tito Puente, Joe Loco y Miguelito Valdés, mediante los famosos festivales nombrados “Mambo U.S.A”. Ya para el ‘57 se presentía la muerte del mambo a nivel internacional, aunque en el patio nuevayorquino aún reinaban sus melodias y su baile contagioso.

Esa verdad se la deben los nuevayorquinos al famoso salón de baile conocido como El Palédiun (Palladium Ballroom), en donde Cándido se presentó muy a menudo (como solista). Ese mismo año la fiebre mambera lo llevó a Venezuela y después a las montañas de Monticello con Los Lecuona Cuban Boys, pero la musa le volvía a llamar hacia la gran manzana, adonde algo muy especial lo esperaba.

En un instante, el destino de Cándido Camero cambió, y ese destino se llamó Tony Bennett. La historia nos indica que cuando el caballero de las congas se unió al cantante y caballero italiano-americano, de ahi en adelante su sueño se hizo realidad. Juntos, viajaron el mundo y nos informa el propio Cándido que su rostro fue usado para introducir e ilustrar la tumbadora (conga drum) en el World Book Encyclopedia (desde el año 1960 hasta el 1972) en la sección de instrumentos de percusión. A finales de aquella epoca tan increíble ya Cándido se habia destacado como una verdadera estrella de jazz, y en el año 1959 su nombre figuraba junto a los de Charlie Parker, Dizzy Gillespie y Miles Davis en el afamado Club Birdland. ¡Que manera de terminar una decada!

CÁNDIDO Y LA NUEVA OLA: UN NUEVO COMIENZO

Durante la decada de los ‘60 el volátil Cándido se había destacado principalmente como acompañante de artistas al estilo de Las Vegas y de Broadway. No fue bobo, pues se sabía muy bien que ahí estaba la plata. Sin embargo, no se le pegó la misma fama que se adquiere tocando en salones de baile. Esto no es universal, es un fenómeno muy particular a nuestra ciudad.

Sin embargo yo lo veía mucho en el show del Chateau Madrid, en el mismo lugar que ahora ocupa el Latin Quarter, tocando para bailadores, junto a Israel “Cachao” Lopez y otros músicos que dejaron el ambiente rumbero para la seguridad del cabaret. Allí acompañaban a artistas de nombre como Celia Cruz, Xiomara Alfaro, Olga Guillot, Bobby Capó, Pedro Vargas, Rolando La Serie, Myrta Silva, Roberto Ledesma, Vicentico Valdes y un elénco de artistas internacionales.

Pero ese ambiente era para hombres de plata, y la creciente clientela del boogaloo y la salsa se movía en otro ambiente, más barato, aunque a mi criterio ahí se gozaba más, por que la plata corría por otras vias, quizas por la yerba y el huele huele, que no costaban tanto como la bebida. Además, la juventud de esa época ya estaba perdiendo el gusto por lo genuinamente cubano, y el nuevo híbrido estaba ya en sazón.

En Nueva York no solo se experimentaba por otras vias en cuanto a la propia música, sino en cuanto al vestuario, la ética y hasta en el propio baile se desviaba de la norma. Surgió para aquel entonces el baile al estilo “soul” y “boogaloo”, y ahi estaba nuestro Cándido de nuevo, grabando cosas bailables que cabían dentro de la etiqueta de “crossover”. Anticipando los cambios de gusto en la juventud, el volcán de las congas empezó a grabar como solista en el 1962 para el sello Roulette, lanzando el elepé titulado “Conga Soul”.

RECONOCIMIENTO MUNDIAL: MÁS ALLÁ DEL SUEÑO

En el mundo de la farándula internacional, el amable Cándido se ha destacado como percusionista y su imagen siempre ha estado vinculada a grandes eminencias como el antes mencionado Dizzy Gillespie. La lista de colaboradores incluye Miles Davis, Sonny Rollins, Tony Bennett, Steve Allen, Machito, Tommy Dorsey, Jackie Gleason, Tony Bennet, Chico O’Farrill, Patti Page, Charo, Luis Vigoreux, Nancy Ames, Polly Bergen, Pat Boone, Joe Franklyn y Mike Wallace.

Fue nombrado “Maestro del Jazz del 2008” por la agencia pública National Endowment for the Arts (NEA). Este premio es el máximo reconocimiento a la música denominada jazz en toda la nación y hasta la fecha ha sido de mucha honra para 100 grandes figuras del género. Este músico de 89 años ha sido solamente el segundo cubano en recibir el reconocimiento. El saxofonista y clarinetista Paquito D’Rivera, fue nombrado en el 2005.

Debo de mencionar su aparición en la television junto a Lena Horne en el show de Ed Sullivan, tanto como su presentación con la orquesta de Duke Ellington en la producción “The Drum Is A Woman” (el tambor es una mujer) y además con Charlie Parker en su concierto con violines en Carnegie Hall.

Se destacó junto al pianista británico George Shearing en “Latin Escapade”, para el sello Capitol. Como líder grabó varios discos para el sello ABC Paramount Records. Entre los antes mencionados elepés estan tambien “Latin Fire”, “Calypso Dance Party”, y “Candido”.

Duró con esa empresa hasta el 1965, integrandose despues al sello Tico en el ‘67, dejando solamente una joya musical de géneros bailables cubanos. Este disco se tituló “Brujerías de Cándido” e incluye al maestro Israel “Cachao” López en el bajo, con el respaldo de la orquesta de Tito Puente. Otra grabación, muy de colecionista, es una en la cual Cándido toca el bajo de madera junto a los jazzistas Ray Bryant al piano, Art Blakey y Sabú Martínez en la percusión y el legendario Oscar Pettiford en el cello. El tema se titúla “Oscalypso”.

Cándido lideró un cuarteto entre los años ’60 y ’64 en el Club Liborio de la calle 48 y Broadway. El grupo destacaba piano, bajo y trompeta, mientras que Cándido tocaba varios instrumentos de percusión. Abría el show como solista y luego entraban los músicos uno por uno, y empezaban a tocar, al estilo muy cubano de descarga.

En el ’64 realizó una gira con el famoso Trío Los Panchos en el Japón y desde el ‘65 al ‘79 volvió a los estudios de grabación, contratado por varios sellos de prestigio que lanzaron los siguientes elepés; “1,000 Finger Man” (Solid State, 1970), “Beautiful” (Blue Note, 1970), “Drum Fever” (Polydor, 1973), “Candido Funk” y “Dancin’ and Prancin” (Ambos para Salsoul, 1979).

Despues de un breve periodo en la penúmbra, Cándido resucitó en el año 1981, más o menos cuando el mundo empezaba a reconocer al talentoso pianista cubano Marco Rizo. Trabajó con frecuencia para el cuarteto de Rizo, hasta el 1985. Mientras tanto hacía giras con otro gran pianista; el panameño Rafael Benítez.

En el ‘81 ambos fueron a tocar en los carnavales de Panamá y despues acompañaron a Xiomara Alfaro por todo Centroamerica. De ahí Cándido se unió a la agencia de Steven Scott Productions & Orchestra para tocar exclusivamente en fiestas privadas. Con esta agencia trabajó por diez años, y al comenzar la década de los noventa, se integró al renombrado grupo “The Conga Kings”, con el cual grabó varios discos.

Con este grupo se han realizado varios conciertos y giras a nivel internacional. Recientemente el cineasta Iván Acosta produjo un documental sobre la vida de Cándido titulado “Manos De Fuego”. Además, uno de sus conciertos fue grabado en vivo y lanzado al mercado con el mismo título.

Por mi parte, me siento orgulloso de poder contarle a nuestros lectores sobre algunos aspectos de la historia del jazz latino y me alegro mucho que Cándido ahora esté recibiendo el reconocimiento por su habilidad como percusionista y por su sonrisa de buena gente.

Su aporte al jazz es indiscutible, aunque en el ambiente latino a Cándido no le han llegado a dar el homenaje que verdaderamente se merece. Francamente, esto yo lo veo como un atraso. Claro, sabemos (y aceptamos) que ya no vivímos en la época dorada, que es otra era completamente diferente; sobrevivímos dentro de un comercialismo a donde “lo nuestro” ya no es lo nuestro. Las imágenes de Cándido y de Chano han llegado a ser opacadas por otras figuras que ahora pretenden ser “pioneros”. ¡Que horror!

¿Por qué será que en las flamboyantes ceremonias de los premios “Lo Nuestro” no dan espacio para estas figures clásicas? ¿Será porque no existen categorias de instrumentistas rítmicos? Que lástima que ahora no quieran reconocer a Cándido, el primer percusionista en incorporar la tumbadora al jazz a través de su trabajo con Gillespie, Kenton y Tony Bennett.

Sin embargo, existe un tal llamado “jol de la fama” (Hall of Fame) para la música rokanrolera, y me he fijado que ahí si le rinden verdaderos homenajes a los pioneros de ese género. Entonces, ¿porqué no lo hacemos nosotros tambien? ¿Que pasará con nuestro legado musical, si nosotros mismos no lo mantememos en primera plana? ¿Se perderá para siempre? ¿Cuándo será que los “latinos” le daremos un merecido reconocimiento a las leyendas como Cándido Camero?

Su veteranía alcanza ya 80 años, pero esto no significa que ha llegado a la edad del retiro. Segun Cándido: ‘cuando estoy frente a estos tres tambores me siento como un niño’. Y como un buen vino añejo, el hombre de las manos de fuego sigue deleitando a su público, porque su sabor, su ritmo y su sello único lo avalúan para sentirse orgulloso de ser el decano del tambor en los Estados Unidos.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here